Iglesia de San Blas

No es solo un edificio religioso sino también la más destacada y bella muestra del barroco veneciano que podemos encontrar en Dubrovnik. Se trata de la Iglesia de San Blas (en croata Cvrka Sveti Vlaho), construida en el año 1715 y consagrada al santo patrón de la ciudad.

Historia

El lugar donde hoy se levanta la Iglesia de San Blas estaba ocupado anteriormente por una basílica románica del siglo XIV que pudo sobrevivir milagrosamente al devastador terremoto de 1667 pero acabó siendo destruida por un incendio en 1706.

Según la leyenda, de entre los escombros y las cenizas solo pudo salvarse una estatua de San Blas, que fue rescatada prácticamente sin un solo rasguño. La imagen fue trasladada a la vecina iglesia de San Nicolás en el barrio de Prijeko, donde sería custodiada hasta su regreso triunfal a su nuevo hogar: la iglesia que iba a ser construida en su honor. A la estatua se le añadiría con posterioridad la siguiente inscripción:

“Todas las demás estatuas de oro, plata y cobre ardieron, pero la de San Blas, protegida milagrosamente, fue sacada intacta de las llamas”

La iglesia fue diseñada y edificada por el arquitecto veneciano Marino Gropelli, que el Senado de Ragusa mandó llamar solo unas semanas después del terrible terremoto.

Una estatua del santo remata el pórtico de la fachada de la iglesia

Una estatua del santo remata el pórtico de la fachada de la iglesia

Una joya del barroco veneciano

No deja de ser llamativo el hecho de que fuera precisamente un veneciano el elegido para levantar un templo dedicado a San Blas (Sveti Vlaho), personaje venerado en Ragusa desde el siglo X, cuando salvó a la ciudad de un ataque nocturno por sorpresa de los invasores venecianos. A San Blas se le representa siempre con una pequeña maqueta de la ciudad en las manos.

Muchos turistas usan la escalinata de piedra para sentarse a descansar en su ruta de las maravillas por la ciudad vieja de Dubrovnik. Quien hace esto comete un grave error porque le está dando la espalda a la magnífica fachada de la iglesia, profusamente decorada.

El edificio tiene planta de cruz griega y está rematado por una gran cúpula. La nave central está iluminada por la luz de colores que penetra desde el exterior a través de sus ricas vidrieras. En el interior hay muchos y valiosos tesoros, empezando por el deslumbrante altar mayor de mármol donde se alza la famosa estatua de plata de San Blas chapada en oro, obra de los maestros orfebres de Dubrovnik del siglo XV.

El día de San Blas en Dubrovnik:

El día de San Blas en Dubrovnik:

Festividad de San Blas (3 de febrero)

Vale la pena visitar la iglesia en cualquier época del año, aunque hay un momento en el que este edificio cobra especial protagonismo y se convierte en el epicentro de la ciudad: las fiestas patronales de la ciudad, que se celebran entre el 2 y el 3 de febrero.

El tañido de las campanas de todas las iglesias de la ciudad marca el inicio de la Fiesta de San Blas y acompaña el tradicional acto de la suelta de palomas en el cielo de Dubrovnik.

El día siguiente por la mañana la Plaza Luza se convierte en algo así como el gran patio exterior de la iglesia. Allí se dan cita miles de fieles y turistas a la espera de a llegada de las comitivas de las diferentes parroquias de la ciudad, con sus estandartes y sus vestimentas tradicionales, una ceremonia envuelta en gran solemnidad que se lleva ejecutando desde finales del siglo XII.

Se trata de una de las fiestas más populares de Croacia que desde el año 2009 está incluido en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO y que no puedes perderte de ningún modo si vas a visitar la ciudad durante esos días.

Información práctica para la visita

Iglesia de San Blas (Cverka Sveti Vlaho):

  • Dirección: Plaza Luza sin número.
  • Horario: Solo abre para la celebración de la misa: de lunes a sábado, por la mañana a las 8:00 y por la tarde a las 17:30 horas – El horario de los oficios en domingo es a las 11:30 y a las 17:30 horas.
  • Precio: la entrada es gratuita.