Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

El paraje natural más bello del interior de Croacia, el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice  (en croata: Nacionalni Park Plitvička jezera), bien merece una visita durante nuestra estancia en Dubrovnik. No se trata de una excursión cercana, pues se encuentra a más de 400 kilómetros de distancia, pero la maravilla que nos espera allí compensará el esfuerzo del viaje.

Plitvice, que forma parte del Patriomonio Universal de la UNESCO desde el año 1979, tiene una extensión de 30.000 hectáreas de bosques, principalmente hayedos frondosos, aunque hay también abetos y pinos. Esta masa boscosa es el hogar de numerosas especies animales entre las que destacan los linces, los ciervos y varias especies de anfibios que habitan en los lagos y los arroyos. Aquí también se puede encontrar el extraño proteus, el pez sin ojos que vive en las aguas de las cuevas inundadas, una especie endémica que solo existe en Croacia.

¡Reserva tu visita a Plitvice al mejor precio!


Un paraíso de lagos y cataratas

El protagonista absoluto del Parque de Plitvice es sin embargo el agua, que ha modelado el paisaje de estas tierras a lo largo de milenios. Escondidos en la espesura se ocultan 16 lagos de diferentes tamaños alimentados por el río Korana y comunicados entre sí por una tupida red de cascadas, canales, cataratas y saltos de agua.

Estas corrientes de agua son las responsable de la creación del travertino, un tipo de roca que en realidad no es otra cosa que musgo solidificado por los restos de minerales que el agua ha depositado sobre él con el paso del tiempo.

Los lagos se alinean formando una larga sucesión de algo más de cinco kilómetros y medio. Ordenados de norte a sur, son los siguientes:

  • Prošćansko, el segundo lago en extensión.
  • Ciginovac 
  • Okrugljak 
  • Batinovac 
  • Veliko
  • Malo 
  • Vir 
  • Galovac 
  • Milino 
  • Gradinsko 
  • Veliki Burget
  • Kozjak, el más grande y más profundo, con 47 metros.
  • Milanovac.
  • Gavanovac, donde se ubica la espectacular catarata de Milka Ternina, con 47 metros de caída.
  • Kaluđerovac, donde están las cuevas de Golubnjača y Šupljara.
  • Novakovića Brod.

Cuevas

Toda la zona del parque está englobada dentro de la zona kárstica de Europa suroriental, cuya característica principal es la abundancia de rocas frágiles y porosas, sobre todo calizas, lo cual da lugar a toda clase de cuevas, simas, grietas y cavidades subterráneas.

El sistema de cuevas es tan complejo que aún no ha podido ser explorado por completo por los espeleólogos. Aún así, los visitantes del parque pueden internarse en algunas de ellas como las de Golubnjača y Šupljara, a orillas del lago Kaluđerovac, así como las de Čudinka y Rodic, donde se han hallado restos del gigantesco Oso de las Cavernas, especie extinguida hace unos 10.000 años.

¿Cómo llegar desde Dubrovnik?

Para llegar a Plitvice desde Dubrovnik es imprescindible disponer de un vehículo, por lo que la mejor opción es alquilar un coche. Nos espera un viaje de cuatro horas y medias, por lo que es recomendable hacer varias paradas en el camino.

En primer lugar, hay que abandonar la ciudad por el norte, saliendo en dirección al Puerto de Gruz por la carretera 8 y continuar hasta Ploce. Recuerda que habrá que pasar dos veces por la frontera, pues el recorrido atraviesa durante algunos kilómetros territorio de Bosnia Herzegovina.

Apartir de ahí hay que continuar por la 425 que abandona la costa y enlaza con la carretera nacional E65. A la altura de Split llevaremos ya dos buenas horas de carretera. Un buen momento para detenerse a descansar.

La ruta continúa hasta Posedarje donde, después de cruzar el puente, la carretera cambia de numeración (ahora es la E71). Tras unos 20 kilómetros hay que tomar el desvío hacia Rudanovac, la última localidad antes del parque. Allí está el acceso sur, a los lagos superiores.

Información práctica para la visita

  • Acceso al parque: . Hay dos entradas: la entrada norte, para ver los lagos inferiores, y la entrada sur, para los superiores. También hay dos grandes aparcamientos, uno para cada entrada. El precio es de 7 HRK (aproximadamente 1 €) por hora.

Con la entrada se entrega al visitante un mapa para orientarse dentro del parque mediante ocho rutas en el que están perfectamente señalizados todos los lagos y cataratas, así como la situación de los restaurantes y las cafeterías. También hay algunos hoteles rurales en los que alojarse. Esto es interesante si visitamos el parque desde Dubrovnik y queremos verlo todo con más calma.

En el precio está incluido el paseo en barco por el lago de Kozjak así como el acceso al pequeño tren que conduce a las dos entradas del parque. Estos trenes salen cada media hora, aunque solo están en servicio de abril a septiembre.

Debido a su popularidad, los fines de semana y durante los meses de verano acude mucha gente a los Lagos de Plitvice, a disfrutar de un paisaje único en el mundo y a bañarse en sus azules aguas.  Sin embargo, visitar el parque en invierno tampoco es una mala idea, sobre todo si tienes la suerte de encontrarte con el espectáculo indescriptible de las cataratas congeladas.