Palacio Sponza

El Palacio Sponza (en croata Palača Sponza), también conocido en la ciudad simplemente con el nombre de Divona, es un señorial edificio de Dubrovnik construido entre 1516 y 1521 con una armoniosa combinación de los estilos artísticos de la época: uno que ya vivía sus últimos días de gloria, el gótico, y otro que se hallaba en pleno apogeo, el renacentista.

El constructor y diseñador del Palacio Sponza fue el arquitecto local Paskoje Miličević Mihov, quien también participó en la creación de las murallas de la ciudad, la Puerta de Pila y los puentes que conducen a la Fortaleza de Revelin. Es fácil reconocer su estilo en todos estos lugares. Por otra parte, la loggia y las esculturas talladas en mármol en ella son obra de los hermanos Andrijić, maestros procedentes de la isla de Korcula.

El nombre “Sponza” procede de la palabra italiana spongia, utilizada para designar el sitio donde se recoge el agua de la lluvia, el clásico compluvium de las antiguas casas romanas. De ello se deduce que desde sus inicios este fue un emplazamiento fundamental para la vida de la ciudad.

La aduana de Ragusa

Durante el periodo de la República de Ragusa el Palacio Sponza, con su planta rectangular y sus arcadas uniformes, desempeñó las más variadas funciones. Originalmente fue una aduana, o dogana (de donde deriva la palabra Divona), pero también fue en diferentes momentos de su historia, algunos solapados entre ellos, una escuela, un almacén, un banco e incluso una ceca.
 .
 .
En los años de esplendor de la vieja Ragusa el Palacio Sponza fue sin duda el punto más animado e importante de la ciudad. Aquí venían a parar las mercancías llegadas de todo el mundo conocido para ser vendidas, compradas e intercambiadas. El atrio del palacio y sus arcadas eran el corazón financiero y centro comercial de la vieja Dubrovnik además del gran punto de encuentro para los hombres de negocios de la República.
 .
Cada una de las arcadas está bautizada con el nombre de un santo. Como testigo de la importancia comercial de este lugar en aquella época ha sobrevivido una inscripción en latín en uno de sus arcos en la que todavía hoy se puede leer:

“FALLERE NOSTRA VETANT ET FALLI PONDERA. MEQUE PONDERO CUM MERCES PONDERAT IPSE DEUS”

Una sentencia que traducida al español viene a decir que “nuestros pesos no permiten hacer trampas; cuando pesamos bienes, Dios los pesa con nosotros”.
 .
Con esta febril actividad económica era lógico que acabara estableciéndose aquí también la Casa de la Moneda donde se acuñaba la moneda oficial de la República. Más tarde, a finales del siglo XVI, el Palacio Sponza adquirió también el estatus de gran centro cultural de esta pequeña pero próspera ciudad-estado con la creación de la  Accademia dei Concordi, institución que reunía a los ciudadanos más educados de Dubrovnik para hablar de literatura, arte y ciencia.
 .

El Palacio Sponza hoy

En la actualidad el palacio Sponza ya no alberga el tesoro de la República, como hiciera siglos atrás, aunque sí conserva otro tesoro de igual o mayor importancia: el Archivo de Dubrovnik, que fue trasladado aquí poco después del gran terremoto del año 1667. Y es que Paskoje Miličević Mihov debió hacer un buen trabajo pues este edificio fue uno de los pocos de la ciudad que no sufrió ningún daño durante el seísmo.

Este archivo, ubicado en la primera planta del edificio, recopila abundante material histórico perteneciente a la época de la República de Dubrovnik e incluso de siglos anteriores. En total más de 7.000 volúmenes y documentos celosamente guardados. Como es lógico no se puede acceder a la sala del archivo sin un permiso especial, aunque los visitantes sí pueden poner los pies en la Sala Memorial de los Defensores de Dubrovnik, creada como homenaje a los soldados y civiles que murieron defendiendo la ciudad durante el asedio de 1991-1992.

Un aspecto muy curioso a destacar es el de las bodas en el Palacio Sponza. Es muy probable que el día que visites este palacio te topes con alguna pareja de novios paseando bajos sus arcos. La explicación es que los habitantes de Dubrovnik, orgullosos de su patrimonio histórico, suelen elegir este lugar para las clásicas fotos de boda, aprovechando la elegancia y la atmósfera histórica que aún conserva este lugar. En algunos casos el patio central se alquila para que se oficie en él la misma ceremonia de boda.

Además de esto, la visita al Palacio Sponza suele estar amenizada en temporada alta por actores ataviados con trajes de la época barroca que se pasean e interactúan con los turistas evocando el periodo más destacado de la historia de la ciudad. Así es, la visita al Palacio Sponza es cualquier cosa menos aburrida.

Información práctica para la visita

  • Dirección: Svetog Dominika 1 – 20000 Dubrovnik
  • Teléfono: +385 20 323 887
  • Horario: Abierto de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 – Sábados de 8:00 a 13:00.
  • Precio: 25 HRK (unos 3€)