Catedral de la Asunción

Fachada de la Catedral de la Asunción

Dubrovnik, como el resto de Croacia, es una ciudad de larga tradición católica. Es por esa razón por la cual los habitantes de la Perla del Adriático sienten un especial cariño por el edificio que mejor simboliza sus sentimientos y creencias: la Catedral de la Asunción, cuyo nombre en croata es Katedrala Marijina Uznesenja y que también es la sede de la diócesis de Dubrovnik.

El 15 de agosto, Día de la Asunción (Velika Gospa), es festivo en Croacia. La Catedral se convierte durante esta jornada en el centro de todas las celebraciones que tienen lugar en Dubrovnik.

La Catedral que nació del terremoto

La hermosa catedral que hoy vemos fue construida a caballo de los siglos XVII y XVIII sobre las ruinas de la antigua catedral bizantina y románica, destruida en el gran terremoto de 1667. El anterior edificio, perdido para siempre, fue la primera basílica románica que hubo en la costa oriental del Adriático. Aunque fueron incontables los edificios destruidos por el terrible seísmo esta pérdida fue especialmente lamentada por los habitantes de la vieja Ragusa, motivo por el cual no se escatimaron esfuerzos para lograr su recuperación.

El principal artífice de la reconstrucción de la Catedral de Dubrovnik fue el sacerdote y diplomático Stjepan Gradić, quien recaudó los fondos necesarios para iniciar la reconstrucción y contratar al afamado arquitecto italiano Andrea Buffalini de Urbino para llevar a cabo la tarea. Su plan fue aceptado en 1671 por el Senado de Dubrovnik y las obras se iniciaron de inmediato aunque no concluyeron hasta 42 años después, ya que la falta de liquidez obligó a interrumpir de manera indefinida los trabajos en varias ocasiones. El colaborador de Buffalini, el también italiano Paolo Andreotti, fue el encargado de iniciar la ejecución de la obra aunque quien culminó los trabajos fue el maestro local Ilija Katičić.

La cúpula azul de la Catedral de la Asunción

La espera valió la pena porque dio como resultado un elegante edificio barroco que fue inaugurado con gran pompa en 1713. El Senado colocó una gran placa de mármol en la fachada con una inscripción de agradecimiento a Stjepan Gradić de parte de todo el pueblo de Dubrovnik.

El Tesoro

El exterior de la Catedral destaca por el color azul de la cúpula, que contrasta con el rojo de los tejados del resto de la ciudad antigua, y por la elegancia genuinamente barroca de su magnífica fachada. Pero lo realmente interesante de la Catedral está en el interior, por lo que ningún visitante debería limitarse a fotografiarla de fuera y renunciar a conocerla por dentro.

El interior del templo, en forma de cruz latina, está dividido en tres naves rematadas por la antes mencionada gran cúpula. Debajo de ella se encuentran numerosos altares profusamente decorados al estilo barroco, sofisticado y recargado, según los cánones estéticos de la época. Entre las numerosas obras de pintores renacentistas italianos que decoran el interior destaca el Políptico de Tiziano del año 1552, llamado “Asunción de María”, ubicado sobre el altar principal, así como la pintura de la Madonna della Seggiola, atribuida a Rafael.

Las reliquias de San Blas, patrón de Dubrovnik

En una de las capillas ubicadas a la izquierda del altar principal, se encuentra el famoso Tesoro de la Catedral, compuesto por numerosas reliquias que sobrevivieron al terremoto. La principal de estas reliquias es la de los restos de San Blas (un cráneo, una pierna y un brazo), el patrón de la ciudad , que se conservan en el interior de tres valiosos relicarios de oro, uno de ellos con forma de corona, decorados con incrustaciones de piedras preciosas y esmaltes policromados. Estos relicarios son los que se llevan en procesión durante la celebración de la fiesta de San Blas, el 3 de febrero. La catedral contenía muchas otras reliquias que se perdieron en el terremoto.

En su día la puerta del Tesoro sólo se podía abrir haciendo girar tres llaves. En tiempos de la República de Ragusa estas tres llaves estaban en poder del obispo, el duque y el Secretario de la República, respectivamente. Hoy las llaves están custodiadas por el Instituto de Protección del Patrimonio Histórico de Dubrovnik.

Información práctica

Catedral de la Asunción de Dubrovnik

  • Dirección: Kneza Damjana Jude 1
  • Teléfono: +385 20 323 459
  • Horario de visita: De lunes a sábados de 8:00 a 20:00 – Domingos de 11:00 a 17:30.
  • Precio: La entrada es gratuita pero el acceso al Tesoro cuesta 10 HRK (cerca de 1,30 €)
  • Cómo llegar: Autobuses 5 y 8. La Catedral se ubica en el mismo centro del casco antiguo de la ciudad.