Excursión a Montenegro

La cercanía de la frontera montenegrina desde Dubrovnik (apenas 20 kilómetros) es una verdadera tentación para el viajero curioso que quiere exprimir al máximo su estancia en la Perla del Adriático. Además, la visita a Montenegro, incluso si se trata de una excursión de un día, está llena de lugares bonitos e interesantes.

Si bien existe una línea de autobús operada por Libertas que conecta Dubrovnik y Kotor en un trayecto que dura unas 2 horas (salidas diarias a las 10:30 h), la mejor opción para disfrutar de esta excursión es sin duda el coche, que nos permite diseñar el viaje a nuestro gusto y hacer las paradas que queramos.

Los mejores Tours a Montenegro desde Dubrovnik


Ruta por la Bahía de Boka Kotorska

Saliendo en coche desde Dubrovnik por la carretera 8 hacia el sur, se recorre  la bella región de Konavle, siempre a lo largo de la costa, hasta llegar a la frontera.

A partir de ahí, el paisaje se vuelve aún más verde y natural. La sinuosa carretera P11 se adentra en la Bahía de Boka Kotorska, un singular puerto natural de aguas increíblemente azules. Este es el principal foco turístico de Montenegro y sin duda uno de los rincones más bonitos del país.

La primera parada debe ser Herceg Novi, la “ciudad de las fortalezas” (foto), fundada por los venecianos con el nombre de Castelnuovo y escenario de terribles batallas entre españoles y otomanos en el siglo XVI. Después de pasear y admirar sus viejas fortificaciones seguimos bordeando la costa hasta Perast. De su pequeño puerto zarpan barcos turísticos hasta el islote donde se levanta la Iglesia de Nuestra Señora de las Rocas.

Kotor

Pero la gran estrella de esta visita a Montenegro nos espera al fondo de la bahía: la ciudad de Kotor, destino de vacaciones con una larga tradición náutica y unas imponentes murallas que nada tienen que envidiar a las de Dubrovnik.

Haciendo gala de su condición de destino de sol y playa, en Kotor se encuentra la mayor oferta de hoteles y restaurantes de Montenegro. Es un lugar ideal para detenerse pasear y disfrutar del ambiente, además de admirar su enorme patrimonio histórico.

En Kotor hay dos catedrales: la Catedral del San Trifón, católica, de estilo románico y del siglo IX, y la Catedral de San Nicolás, ortodoxa, donde ondea permanentemente una gran bandera de la Iglesia Ortodoxa Serbia.

Llena de museos, palacios y fortalezas, Kotor es una pequeña versión montenegrina de Dubrovnik, un destino lleno de encanto que merece la pena conocer.

Información práctica para la visita

Antes de emprender el viaje en coche rumbo a Bosnia Herzegovina, debes saber que hay que atravesar un control fronterizo donde nos solicitarán el pasaporte. Hay que armarse de paciencia antes de afrontar este trámite, pues a menudo toca esperar bastante y es probable que los guardias nos revisen el maletero y nuestras pertenencias.

La distancia entre Dubrovnik y Kotor es de 92 kilómetros, aunque se puede reducir tomando el transbordador que conecta las dos orillas de la Bahía de Boka Kotorska, entre las localidades de Josice y Lepetane. El trayecto dura 15 minutos y el precio es de 4,50 € por vehículo. Hay que tener en cuenta que con esta opción nos perdemos la visita de Perast.

En cuanto al cambio de moneda, es una cuestión por la que no hay que preocuparse: en Montenegro la moneda oficial es el euro.